proyecto co-

En mayo de 2020 se crea el proyecto co- en el centro de creación artística La Escocesa con la intención de afrontar la crisis de la Covid-19 en el ámbito artístico y de proponer soluciones al respecto, a través de cosechar nuevas maneras de co-habitar los espacios públicos y culturales, construir planes de corresponsabilidad y seguridad social y compartir espacios de ayuda económicos y de cuidados. De este proyecto nace el grupo co-rpus, un organismo fluctuante conformado por artistas asociadas y residentes en La Escocesa, que asesoradas por técnicas sanitarias, imagina y redacta protocolos experimentales para devolver el cuerpo a la cultura. La tendencia mayoritaria para afrontar la crisis que ha supuesto el Covid-19 en la cultura parece ser la virtualización. La desterritorialización, el abandono del cuerpo y la primacía de lo digital dominan las propuestas culturales de los próximos tiempos, sin embargo, desde la Escocesa se cree necesario devolver el cuerpo, los cuidados y el territorio a la escena cultural. Con este objetivo, el co-rpus genera protocolos alternativos que ponen atención en aquello que la mayoría de protocolos parecen olvidar: el cuerpo, los cuidados, la psicología, la ecología…

En la primera fase, hemos analizado y comparado protocolos del sector cultural (cine, teatro, museos, fábricas de creación…), y también protocolos generales y específicos de otros sectores (hostelería, restauración…), identificando las problemáticas de las medidas y buscando e imaginando alternativas adaptables y aplicables partiendo del consenso para la re-conexión de los cuerpos aislados.

Las ideas para la implementación de las medidas de los protocolos se pueden descargar aquí.

Tejer, construir relaciones, crear proximidad, cuidar, son realmente los elementos mediadores para reconstruir nuestras interacciones sociales. Generar formas positivas de encuentro entre cuerpos comienza por posibilitar su expansión, su crecimiento hacia nuevas vías de inter-habitabilidad. Necesitamos expandir los cuerpos más que nunca, germinar sobre cuerpos yermos plastificados para dar a luz a formas de vida que viabilicen nuestra seguridad y subsistencia. Proponemos Mediar Fracturas: Un planteamiento inicial hacia el roce, donde el arte constituye nuestro órgano extensible, un cuerpo sensible que inspira, espira, conspira (con-spirare: respirar juntos), que escucha, que se adapta, que sobrevive. Sin duda, su capacidad transversal y, a la vez, inclusiva, permite erosionar los muros erigidos por el miedo y el aislamiento, afirmando el cuerpo y los sentidos, posibilitando espacios para la comprensión y la empatía mutua, creando nuevas formas de habitar el mundo.

Creemos que consensuar los sentidos es imprescindible para (re)establecer la mediación entre los cuerpos. Es por ello que proponemos los Rituales iniciáticos para el consenso, una serie de metodologías o rituales que preparen el espacio al encuentro de los cuerpos individualizados hasta su apertura hacia el grupo y el entorno, un espacio de (re)encuentros, tanto para artistas, como visitantes de las actividades, participantes, instituciones y centros artísticos, etc., en el que se dé lugar a formas de proyectar los cuerpos, de estirarlos, de conectarlos a través de los sentidos, generando formas de escucha activa que nos permitan salvar las distancias de interacción entre los cuerpos desde la seguridad y protección necesarias.

Los rituales son una forma de comunicación y de interconexión de una comunidad y permiten experimentar un sentido de lugar y pertenencia. Los cuerpos devienen espacios teatralizados cuyos movimientos colectivos permiten sentir físicamente al grupo. Asimismo, los objetos ritualizados adquieren un simbolismo con gran potencial para generar y transmitir emociones, seguridad y narrativas alternativas a las de la covid. El planteamiento de las propuestas como rituales posibilita incorporar las metodologías para el consenso en forma de ficción, ajustándose de manera natural al contexto, concepto, y/o estética del evento artístico y distrayendo de su función de prevención frente a la covid. Por su parte, el uso de la ficción potencia el papel del arte como lugar de creación y experimentación de ficciones alternativas, realidades especuladas y narrativas tentaculares, alejadas de las narrativas bélicas sociopolíticas y mediatizadas en torno a la covid.

En el proceso hemos estado en conversación con Fábricas de creación como L’Estruch, con centros de artes escénicas como La Caldera, con centros cívicos como Centre Cívic Can Felipa, con asociaciones de galerías como Art Barcelona, con colectivos artísticos como Pli-é collective, Larre y la Companyía sota la pell, e instituciones como el MACBA, para iniciar procesos de observación y análisis de casos de estudio en el Co-laboratorio, un espacio de ensayo y cuidado para proyectos afectados por la situación de la COVID-19. El grupo co-rpus también ha estado presente en programas de televisión como Quan arribin els marcians de TV3, en encuentros con la Fundación Daniel y Nina Carasso, y en eventos como Co-Resonancias con Enric Puig Punyet, Juan David Galindo, la PAAC y el centro de producción de arte contemporáneo Centro Huarte.

En todo momento nos ha acompañado el asesoramiento técnico y sanitario de la Dra. Virginia Pomar Solchaga, adjunta de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y miembro del proyecto CIBERESP (Consorcio de Investigación Biomédica de Epidemiología y Salud pública). Esta colaboración ha consistido en la transferencia de conocimiento científico sobre el funcionamiento del virus y su propagación, en la verificación científica de los textos, rituales, metodologías y protocolos alternativos creados, y en la consulta específica acerca de los instrumentos y dispositivos imaginados para la expansión del cuerpo. A través de esta colaboración, el grupo co-rpus ha podido idear y pensar medidas que, desde el ámbito creativo y/o lúdico, reivindican la presencialidad de los cuerpos en la cultura.

Further Projects