PUAj! Agua animada

PUAJ! es un laboratorio abierto que surge del Grupo de Fermentación de Hangar, dando continuidad a un lugar de encuentro, intercambio, investigación y activación de procesos vivos y simbiosis con especies no humanas en un contexto de experimentación y de libre transferencia de conocimiento, creando y fortaleciendo vínculos con otros proyectos.

Proponemos sesiones abiertas, donde involucrarnos en procesos vivos, con todos los sentidos, a nivel visceral. Entendiendo el cuerpo como agente de cambio, lugar de simbiosis, producción de conocimiento y parte de una red infinita de relaciones sociales y ecológicas. Siendo conscientes de los recursos de los que dependemos y de nuestra responsabilidad sobre los entornos que co-habitamos reduciendo el daño en tiempos de crisis climática.

Queremos explorar el significado de los cuidados en un planeta mucho más que humano, recuperando y compartiendo sabores y saberes, cuestionando el límite cultural de lo que se considera podrido, alimento, medicamento y veneno. Tocarnos con organismos de especies diferentes en el mismo lugar y al mismo tiempo, siendo olfato e intuición, desbordarnos, ser rizoma.

Junto a nuestra sabia amiga Marzia ocupamos el Wetlab de Hangar de octubre a diciembre a través de tres sesiones temáticas en las que leemos, discutimos y activamos procesos de simbiosis, nutrición simbiótica y fermentación; micología, reparación medioambiental y formas de co-existencia no-explotativa; y micro-algae, residuos y teoría Gaia.

Primer encuentro: Agua animada

Nuestro pasado simbiótico, interactivo e interdependiente está conectado a través de aguas animadas.”

MARGULIS, Lynn

A veces, leer un texto se convierte en un ritual de bienvenida, Belén abre el espacio con su texto *Apertura*. Continuó Clara, leyendo un fragmento de Aguas vivas de Clarice Lispector, en el que llamamos a escuchar con todo nuestro cuerpo, a escuchar a través de la vibración que nos atraviesa. Como registro de la sesión confiamos en la memoria del agua, conectamos micrófonos de contacto en distintos puntos de la mesa, y los sonidos se transmitieron a un recipiente con agua como vibraciones y resonamos con ella.

Partimos del concepto de Vernadsky de la materia viva como agua animada, en relación con el tarro de verdura en salmuera, contenedor de materia capaz de transformar y preservar la vida, en continua ebullición y tensión con el exterior. Salamos col y la aplastamos hasta que sacó su jugo, metimos en salmuera distintos vegetales, Sarai y Lara cortaron cebolla y lloraron, mientras Violeta cantó a Shakira, recogimos sus lágrimas y sabían a sal y a tinta. Mientras, Oscar le susurró al agua y le leímos textos de Lynn Margulis, Sandor Ellix Katz, Dorion Sagan y Luis Antonio Lázaro, y compartimos saberes, opiniones, experiencias, dudas, recetas, miedos…

Fermentamos colectivamente vegetales y cereales con distintas aguas saladas (sal, salmuera, saliva…), activando procesos de transformación y cuidado, con los que pudimos imaginar nuevas maneras de co-existir, alimentar(nos) y relacionarnos, en colaboración con otras especies. Repartimos los tarros y comenzó un proceso de espera visceral, de fiarnos de nuestra intuición, de buscar un lugar desde donde prestar atención, de mirar, oler, probar, escuchar el hervir de una olla sin fuego. Cuando comamos los alimentos vivos, incorporaremos los microorganismos a nuestro micro-bioma, favoreciendo que habiten en nuestro intestino, y que nos incorporen en su ecosistema. Comeremos y seremos comida.

Gracias a Xose e Inti, Eli, Oscar, Carlota O., Carlota M, Belén, Sarai, Marzia, Clara, Lara, Emiliano y su madre por su presencia, paciencia y cuidado. Si te interesa participar de alguna manera en las próximas sesiones y/o organizar algo juntes dime cosas.

Further Projects